Banner

Las subvenciones a la exportación son ilegales según las normas de la OMC y la UE

Examples of subsidies granted to Chinese solar industry:

short excerpt of the EU ProSun anti-subsidy complaintView

 

 

Las ayudas prohibidas son aquellas que requieren que los perceptores cumplan ciertos objetivos de exportación o que utilicen bienes nacionales en lugar de bienes importados. Están prohibidas porque su finalidad específica es distorsionar el comercio internacional y, por tanto, es probable que dañen el comercio en otros países.

 

Las normativas anti-subsidio de la UE definen una ayuda como “una contribución económica realizada por (o en nombre de) un gobierno o entidad pública que confiere una ventaja al beneficiario”. La UE puede imponer un gravamen compensatorio para neutralizar la ventaja proporcionada por tales ayudas únicamente si se limitan a una compañía, industria o grupo de empresas o industrias específicos. Las subvenciones a la exportación y las ayudas supeditadas al uso de bienes nacionales frente a los importados se consideran específicas. Sitio web de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea

 

En los mercados y las industrias emergentes en rápido crecimiento identificados como estratégicos, como la energía solar y la eólica, China aplica programas de ayuda masivos dirigidos abierta y específicamente a impulsar la fabricación y las exportaciones. Estos programas infringen los principios del comercio internacional suscritos por China al pasar a formar parte de la Organización mundial del comercio (OMC), cuyas normativas se centran en las medidas reparadoras que los países afectados pueden imponer, en lugar de en la definición estricta de lo que constituye prácticas comerciales injustas. Todo esto va en contra de los principios de libre comercio, ya que respalda un sistema económico mercantilista centralizado y controlado por el gobierno que necesita dominar la competencia extranjera tanto dentro como fuera del país a fin de lograr una recuperación positiva neta. Fuente: Clean Technica, 4 de mayo de 2012.


China admite sin reparos que otorga ayudas a los fabricantes de equipos solares para la exportación

La industria de los paneles solares en China se ha convertido en la mayor del mundo gracias a una fórmula simple: producir en China y vender en Europa. Al beneficiarse de un respaldo financiero generoso en su país (que, según el Departamento de Energía estadounidense, ascendió a 30 000 millones de dólares en ayudas estatales en 2010), los fabricantes chinos llevan años aumentando su capacidad. Como el mercado nacional para comprar e instalar sistemas de energía solar era pequeño, los chinos se centraron en las exportaciones, especialmente a Alemania y otros países europeos donde las ayudas contribuyeron a fomentar la demanda de paneles. Firing Up China's Solar Market, Bloomberg Businessweek, 15 de marzo de 2012.

 

El plan para impulsar la intensiva campaña de exportación de la industria solar China requiere una serie de iniciativas gubernamentales, lo que incluye una nueva política, ayudas económicas y subvenciones de precios, más apoyo a la industria, una política financiera y fiscal y más ayuda para el desarrollo y la producción de equipamiento empleado para producir polisilicio, lingotes de silicio, obleas, células y paneles dentro de la industria solar del silicio cristalino. Y lo que es más, la cartera de productos incluye planes para apoyar la industrialización de la todavía subdesarrollada industria de capa delgada china, específicamente a través del control del silicio y de las tecnologías solares de cobre indio galio diselenido. Fuente: Análisis de Wiley Rein.


Los bancos estatales chinos subvencionan las empresas solares chinas con “dinero gratis”

Bryan Ashley, el director de marketing de Suniva, no se anda con rodeos. “La estrategia china está muy clara. Está llevando a cabo una financiación predatoria e intentando excluir a todos los demás del mercado. Cuando dispones de dinero gratis, puedes vender más barato que nadie, por debajo del coste”, afirmó el Sr. Ashley en una entrevista de Climate Progress. Ese “dinero gratis” al que hace referencia Ashley es la financiación barata que proporciona el Banco de desarrollo chino. Explicaremos lo que hace este banco. El Banco de desarrollo chino se creó en principio a modo de banco estatal para actuar como brazo del gobierno central chino a fin de distribuir fondos públicos destinados a respaldar los programas de desarrollo del gobierno central. Actualmente es una “sociedad anónima de responsabilidad limitada” que a menudo informa al gabinete del gobierno de China sobre ciertas cuestiones de política. Esto permite al gobierno chino implicarse en las actividades del banco y destinar los créditos a los proyectos que desea apoyar. Al contrario que la mayoría de bancos comerciales normales, el Banco de desarrollo chino obtiene la mayor parte de su dinero mediante obligaciones a largo plazo. Los inversores no pueden recuperar ese dinero hasta que se cumpla el plazo establecido, de manera que el banco puede otorgar créditos a muy largo plazo a las empresas chinas. El Banco de desarrollo chino también ofrece a los prestatarios tasas de interés muy bajas y, si no pueden devolver el préstamo, cabe la posibilidad de que los respalde el gobierno chino. Esto hace que resulte más fácil, más barato y mucho menos arriesgado para las empresas solares obtener financiación. Fuente: The Guardian, 12 de septiembre de 2011.

 

El gobierno chino ha demostrado un amplio apoyo a la industria solar fotovoltaica, considerada como un sector estratégico para el futuro desarrollo del país. En 2010, tanto Suntech como Trina Solar firmaron amplios contratos de financiación con el Banco de desarrollo chino. En total, se ofrecieron garantías de préstamo por valor de 32 500 millones de dólares a diez fabricantes nacionales, entre los que se encuentran LDK Solar, Yingli Green Energy y Suntech. Además, en octubre de 2010, el Consejo de Estado emitió una directiva sobre “la aceleración y el desarrollo de nuevas industrias estratégicas” que constaba de un paquete de medidas fiscales y económicas destinadas a respaldar una serie de industrias concretas, incluida la industria solar fotovoltaica.” Fuente: China and the Future of New Energy Technologies Netherlands Clingendael Institute of International Relations, marzo de 2012.


Source: www.mercomcapital.com