Banner

Frequently Asked Questions

¿A quién representa EU ProSun?

EU ProSun es una iniciativa de fabricantes de equipos fotovoltaicos europeos que se han unido con el fin de fomentar la tecnología fotovoltaica y el crecimiento sostenible de la industria solar europea, así como para instar a la Comisión Europea a restaurar un escenario de equidad y no discriminación con China. Los partidarios oficiales de EU ProSun representan la mayoría de la producción industrial solar de la UE. Se trata de más de 20 empresas estrechamente interconectadas con decenas de miles de empresas más pequeñas de servicios, como transporte, instalación, mantenimiento, etc. Los fabricantes que pertenecen a EU ProSun han decidido, en parte, expresar su apoyo de forma pública, aunque también hay una serie de partidarios anónimos que están preocupados principalmente por las consecuencias negativas a las que podrían enfrentarse si se revela su identidad.

¿Cuáles son los objetivos principales de EU ProSun?

EU ProSun defiende la producción de energía sostenible en la UE y el aumento de la cuota de fuentes de energía renovable en Europa, de acuerdo con los objetivos para 2020 establecidos por la UE. Gracias a la tecnología fotovoltaica, el número de fuentes de energía fósiles y otras fuentes de energía peligrosas se puede reducir gradualmente para minimizar el impacto medioambiental de la producción energética. Los miembros de EU ProSun instan a la Comisión Europea a restaurar un escenario de equidad y no discriminación con China por medio de tasas contra la competencia desleal. La finalidad de estas tasas no es introducir barreras adicionales, sino simplemente neutralizar las perjudiciales prácticas de competencia desleal y subsidio del gobierno chino. Cuando se neutralicen estas prácticas y los productores chinos tengan que vender sus productos a un precio justo, los fabricantes europeos no tendrán problema en competir con los productos chinos, al igual que lo hacen con los productores de otros países.

 

¿Cuál es la situación de los fabricantes de equipos fotovoltaicos europeos?

La fabricación fotovoltaica europea es un ejemplo destacado de una industria de alta tecnología con éxito y un gran potencial. Sin embargo, últimamente la existencia de la industria de fabricación europea está en peligro debido a que los productos chinos están inundando el mercado europeo con productos de precio inferior al de mercado, lo que provoca que quiebren productores europeos un mes tras otro. Los fabricantes fotovoltaicos europeos pueden competir perfectamente con cualquier productor de equipos solares del mundo, pero no deberían verse forzados a competir con las importaciones que representan competencia desleal y reciben ayudas de manera ilegal por parte del gobierno chino.

 

¿Por qué los fabricantes europeos apoyan la competencia y el libre comercio leales?

La competencia y el comercio libres, siempre que sean justos, contribuyen al desarrollo de la industria solar de manera global. Con el fin de seguir siendo competitivos frente a los productos de otros países, los fabricantes europeos invierten constantemente en I+D para mejorar el nivel tecnológico del equipamiento fotovoltaico y reducir los costes de producción. Gracias al libre comercio y la competencia leal, los productos europeos son ahora mucho más eficientes que hace algunos años. La producción fotovoltaica también se hace cada vez más asequible debido a las mejoras en la tecnología de producción.

 

Si no actuamos, ¿cómo afectará esto a los consumidores europeos?

Los fabricantes chinos, con la contribución de las ayudas gubernamentales, están vendiendo sus productos fotovoltaicos a precios injustamente bajos para excluir a los productores europeos de su propio mercado y apoderarse de su cuota de mercado. Si obtienen de hecho un monopolio del mercado fotovoltaico europeo e internacional, llegará un momento en que los productores chinos no tendrán motivos para seguir vendiendo por debajo del precio de mercado, con lo que los precios acabarán por subir. Los consumidores europeos se beneficiarán más del comercio y la competencia leales, los cuales impulsan la innovación y la asequibilidad.
No deberíamos olvidar tampoco que, si la industria fotovoltaica europea deja de existir, miles de empleados europeos de la fabricación, pero también de la investigación y otras ramas, perderán su trabajo.

¿Cómo afectará un resultado positivo de la investigación europea a los precios de los equipos fotovoltaicos?

EU Prosun espera que la introducción de instrumentos de defensa del comercio tenga un efecto inmediato en los precios de los equipos fotovoltaicos chinos, ya que los productores chinos no podrán vender a precios inferiores a sus costes reales de producción. No obstante, los productores europeos no pretenden subir sus precios; por el contrario, se prevé que los precios sigan bajando. De acuerdo con un reciente estudio realizado por AT Kearney, los precios de los sistemas fotovoltaicos podrían reducirse entre un 36 % y un 51 % en todos los países y todos los segmentos a lo largo de los próximos diez años. Los productos fotovoltaicos ya han sufrido impresionantes reducciones de precio durante los últimos 20 años; el precio de los módulos fotovoltaicos ha descendido más del 20 %, mientras que el volumen total de módulos fotovoltaicos vendidos se ha multiplicado por dos. El precio medio de un módulo fotovoltaico en Europa en julio de 2011 era aproximadamente un 70 % más bajo que hace diez años.

En todas las industrias de alta tecnología nuevas, existe una tendencia a la baja de los precios. Se trata de la evolución natural, ya que los métodos de producción y la tecnología mejoran con el tiempo. Con una mayor demanda, las empresas se benefician de las economías de escala y aparecen más competidores en el mercado. El objetivo de EU ProSun no es detener esta evolución, sino devolverle su ritmo natural. Seguirá existiendo una intensa competencia en cuanto a tecnología y precios con los productores de otros países, como EE. UU., Canadá y Japón, pero también Corea del Sur, India, Tailandia y, por supuesto, China. Lo único que piden los miembros de EU ProSun es que esta competencia sea leal.

¿Es la industria solar diferente de alguna manera de otras industrias que también tienen que competir con los productores chinos?

La industria solar en China dispone de una ventaja especial, ya que está incluida en el XII Plan Quinquenal de la República Popular China. El gobierno chino concede muchas ayudas a la industria solar, lo que provoca una sobrecapacidad de producción y permite prácticas de competencia desleal. Se decidió de forma central que la industria solar china debería convertirse en el líder mundial. Durante el XI Plan Quinquenal (2005-2010), la producción de paneles solares en China creció más del 100 % cada año. La producción total del país alcanzó 21,5 GW en 2011 (en 2010 era de 11,5 GW), lo que suponía dos tercios de la producción global.

Este año, el gobierno chino se ha centrado especialmente en la industria solar con el fin de dominar la producción global. La masiva producción solar china no se corresponde con la demanda de productos fotovoltaicos chinos en el mundo. Muchas empresas de Europa ya han quebrado y otras no pueden competir con los objetivos establecidos y llevados a la práctica por el gobierno chino. Debe establecerse un escenario de equidad y no discriminación antes de que sea demasiado tarde.

¿Cómo se sabe que China está vendiendo realmente por debajo del precio de coste (competencia desleal)?

En primer lugar, los miembros de EU ProSun llevan muchos años trabajando en la fabricación de equipos solares. Con la experiencia y el conocimiento de los precios de las materias primas y los costes de producción, no resulta difícil calcular el precio mínimo de los materiales y el coste de su conversión en obleas, células y módulos. Los precios chinos no reflejan estos costes, incluso si se tiene en cuenta el hecho de que los costes de mano de obra y administración en China son considerablemente más bajos. El coste de producir una oblea, una célula o un módulo se compone en gran medida de los costes del silicio y las materias primas. La mano de obra supone menos del 10 % del coste total de producción. Según un informe del Laboratorio Nacional de Energía Renovable estadounidense, los fabricantes chinos incluso están en desventaja en cuanto a precios frente a los fabricantes estadounidenses cuando se añade el transporte a los costes de producción.

En segundo lugar, en el Plan Quinquenal el gobierno chino no solo especificó el volumen de productos solares que debía fabricarse en China, sino que incluso fijó los precios; el objetivo para el coste de fabricación se estableció en 0,87 euros/Wp para 2015. Para 2020, el coste debería reducirse hasta 0,62 euros/Wp. Algunas empresas chinas, debido a la sobreproducción y el sobresuministro, ya venden actualmente sus productos en Europa por debajo de 0,50 euros/Wp, lo cual supera en gran medida los objetivos establecidos por el gobierno para 2020. En condiciones de mercado libre normales, las empresas que venden con pérdidas considerables constantes estarían destinadas a la quiebra, pero en China esto no ocurre debido a las interminables ayudas.

Por último, aunque no menos importante, recientemente concluyó una investigación sobre las presuntas prácticas chinas de competencia desleal y ayudas ilegales en relación con los productos fotovoltaicos importados a EE. UU., con el resultado de que los productores chinos, en efecto, venden su producción por debajo de los costes de producción.

¿Qué ha ocurrido en EE. UU.?

En octubre de 2011, la Coalición de Productores Estadounidenses de Paneles solares presentó peticiones de tasas contra la competencia desleal y gravámenes compensatorios al Departamento de Comercio y la Comisión de comercio internacional (ITC) de EE.UU. en relación con las importaciones chinas de paneles y células solares cristalinas. En mayo de 2012, el Departamento de Comercio de EE. UU. anunció su decisión preliminar de imponer márgenes de competencia desleal que oscilan entre el 30 % y el 250 %. Es probable que la determinación final sobre las tasas contra la competencia desleal y los gravámenes compensatorios se tome a mediados de otoño de 2012.

 

¿Qué significa el resultado de la investigación realizada en EE. UU. para los productores europeos?

Las decisiones de EE. UU. confirman la existencia de prácticas comerciales injustas y de competencia desleal hasta un punto excesivamente elevado. Es una señal positiva para nuestra industria, ya que nos da esperanzas de que la investigación europea tenga también un resultado positivo para los fabricantes europeos.