Banner

Tarifas Reguladas (Primas)

Las Primas son un instrumento político que fomenta el uso de la energía renovable. Alemania fue el primer país europeo donde se fomentó la generación de electricidad solar en gran medida y de forma sostenible. En 1990, Alemania promulgó la “Ley sobre alimentación de electricidad a la red”, que se revisó en el año 2000 mediante la Ley sobre fuentes de energía renovable a fin de obligar a los proveedores de electricidad a comprar electricidad procedente de fuentes de energía renovable a un precio fijo durante los siguientes 20 años.

La Ley sobre fuentes de energía renovable se considera hoy en día como la iniciativa de respaldo con más éxito de una nueva tecnología. Como resultado, emergió una nueva y dinámica industria de base amplia a partir del desarrollo de equipamiento de fabricación para silicio, obleas, células y módulos.

El auge fotovoltaico alemán ha tenido dos consecuencias positivas para el resto de países europeos. En primer lugar, Alemania ha demostrado que la energía fotovoltaica realmente funciona. En segundo, la alta demanda de módulos fotovoltaicos en Alemania ha dado lugar a una seria competencia que, a su vez, ha llevado a la innovación y a reducciones significativas de los precios.

Italia, España, Francia y otros países europeos también tienen sus propias experiencias satisfactorias gracias a las tarifas reguladas (Primas). En 2011, Italia pasó a ser el principal instalador de módulos fotovoltaicos solares del mundo, arrebatando así el título a Alemania. Este desarrollo no ha beneficiado únicamente a las empresas solares europeas, sino también a las empresas de China que venden casi todos sus productos a Europa gracias a la financiación de las tecnologías solares por parte de Europa. Dado que China no ofrece un mercado funcional ni rentable, las medidas de apoyo europeas contribuyeron a crear una industria solar en China.


Explicación sobre las Tarifas Reguladas (Primas)

Una Prima es una tarifa premium que se paga por la electricidad generada a partir de fuentes renovables y que el propietario emplea para alimentar la red eléctrica. Es un incentivo a fin de realizar una inversión considerable en la instalación para obtener energía renovable, la cual generará beneficios que amortizarán su precio. Con las Primas, el propietario de un sistema de energía solar cobrará por la cantidad de electricidad (kilovatios hora o kWh) que genere. Por tanto, el sistema solar cubrirá en primer lugar el gasto de capital de la instalación y, después, generará beneficios para el propietario de la instalación.

Por ejemplo, el propietario de una casa en Alemania instala un sistema solar de 5 kW (kilovatios) en su tejado. Cada año su instalación produce 5000 kWh (kilovatios hora) de energía solar que luego puede vender para alimentar la red eléctrica. La compañía eléctrica local debe pagar por la energía producida a partir de fuentes de energía renovable por medio de una Prima. Si la Prima es de 20 céntimos por kWh, el propietario de la casa recibirá 5000 kWh x 0,20 euros, es decir, 1000 euros al año. En función de las leyes vigentes, es posible que se paguen las Primas por toda la energía producida o únicamente por el exceso de energía no utilizada para el consumo propio de la casa.